I’ll be the son of a gun

El otro día, en mi última entrada decía que el guionista de Iñárritu, Guillermo Arriaga [gracias Sr Trenza], decía que un país que ha dado el blues y tenido un presidente como Bill Clinton, no podía ser tan malo.

Pues bien, hablemos del Blues.

Para empezar, citemos a Calamaro: “Cuando el blues entra por la puerta, la tristeza sale por la ventana.” Parece que la frase no tiene mucho sentido, porque es una música melancólica. Lo podemos tomar como que la tristeza se asusta cuando ve llegar al blues, pues es mucho más profundo. El blues tiene algo más de aceptación que de queja.

De todas maneras, el blues no tiene porque ser siempre ‘blue’. Está lleno de humor negro, nunca mejor dicho, y de referncias a cosas que nunca entenderemos, como la herencia africana, racismo y pobreza. El delta del Mississipi, plantaciones, delincuencia real o inventada por los blancos, indirectas directas a los represores, sexo y amor (a veces) son algunos de los temas del blues. Creo que la libertad de expresión del blues residía en la poca imaginación de los censores y en que total, era música de negros, qué se podía esperar. Puede ser el género más brutalmente honesto y crudo que haya, sin concesiones a la estética. Además al Blues le debemos ser el principio de la mayoría de la música que escuchamos, de la mayoría de escalas que se usan, y cosas por el estilo de las que no uedo hablar sin meter la pata.

Yo escucho Blues cuando me siento especialmente ácido y cuando tengo una noche de insomnio.

Al final, mis entrañables bluesmen son grandes popes de esto, no soy para nada un entendido en el género. ¿Quiénes son?

Howlin’ Wolf:

Sus canciones sobre follarse a las mujeres de otros y su miembro son acojonantes. Y esa voz salida de horas de sentarse frente al pantano… Su “Back door man” convierte a la versión de los Doors en una broma. “Soy el tipo que entra por la puerta de atrás/los hombres no entienden/pero las chicas sí”. Básicamente es un negro follándose a solteras mujeres, sin especificar raza, aunque la coda deja caer que el que mata al narrador es un blanco, porque sale absuelto. Hijo de puta.

Muddy Waters:

Después del lobo aúllante viene el señor aguas pantanosas. A parte de haber escito la canción que dio nombre a los Rolling Stones, tiene otros clásicos del Blues como “Baby please don’t go” o “I just want to make love to you”. Es menos sórdido, aunque lo sea, que Howlin’ Wolf, pero es melancólico y denota en muchos de sus temas, a mi parecer, unas represiones que salen en sus interpretaciones. Me refiero a que a veces canta cosas que parece que lleve tiempo aguantándose sin decir. Sobre todo ese “Baby Please don’t go”.

John Lee Hooker:

No sé si tendrá que ver, porque el apellido existe como tal, pero ‘hooker’ es puta en inglés. NO me extrañaría nada que un bluesmen se hiciese llamar como tal o que literalmente fuese el hijo de una prostituta. La gran mancha de este pedazo de bluesman es haber grabado una canción con Zucchero, esa mierda que importamos un verano desde Italia. A parte de tocar la guitarra como dios, sus textos salen de las tripas, pasando por el alma. Solo decir que tiene una canción sorprendemente larga para el género, “My first wife left me”, que puede destrozarte como la escuches un mal día. Un apostador y bebedor que es abandonado. Además, tiene su clásico “Boom Boom”, inigualable. Cada interpretación que he escuchado de esta canción le da un punto distinto a la letra, desde la rabia hasta la aceptación y la melancolía. Todo depende de su estado de humor. No sabes hasa que punto quiere ser romántico o está hablando del típico maltratador de “la maté porque era mía”. Cargada de sexo y violencia, se convirtió, a pesar de todo, en un standard del género.

Bukka White:

El más antiguo de todos, nacido hace cien años (o ciento tres, porque no se sabe). Más profundo, más sencillo técnicamente, ya que los discos que tengo no tienen ningún tipo de electrifiación. Esto le hace más cercano a los fundadores, a la Gran Depresión, a los campos de algodón, a la represión, a las raíces… En “Shake ‘em on down”, una de sus canciones más conocidas, dice no haber estado en Georgia, y habla de ella como del paraíso de las mujeres, como una tierra lejana. Creo que él era de Arkansas, tampoco muy lejos. De todas maneras la canción es un misterio. No acabo de saber de que habla y probablemente esta llena de dobles sentidos y expresiones en desuso (la primera grabación es de 1937). Pero eso es lo divertido. Sé inglés y no se lo que dice Bukka.

Después de ellos están Skip James y su voz de ruiseñor dolido, J.B. Lenoir y su “Vietnam Blues”, Robert Johnson, R.L. Burnside con la Jon Spencer Blues Explosion como banda de apoyo, Sonny Boy Williamson,…

Anuncios

  1. srtrenza

    OoOoOoOoOoOh… esto me quema MUCHO por dentro.

    Repasando el Chess Box que me pasaste ya hace mas de tres años, añado a tus recomendaciones sobre Howlin’ Wolf:
    -Smokestack Lightning [ http://www.youtube.com/watch?v=_LNt5J0Cesc ]
    -I asked for water (She gave me gasoline)
    -Mr. Airplane Man
    -****** Spoonful ******* (esta es mi favorita, por favor leeros la letra)

    Todas tienen un ritmillo característico al que me gustaría ponerle nombre.

    “Many people ask me <> I want tell ya what the blues is. When you ain’t got no money, you’ve got to blues…”

    De Muddy Waters añado “40 days and 40 nights”. Y que siga habiendo blues para todos…

    TRES PALABRAS: WEST POINT, MISSISIPI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s