Holden Caulfield

Cuando tenía unos catorce años, creo que estaba en 3º de ESO, una profesora me mandó leer “El Guardián entre el centeno”. Se juntaron muchos conceptos que no he entendido hasta que lo releí la semana pasada.

1º La profesora, a la que preservaré su intimidad, era un mito erótico de todo el colegio y mío personal. Profesora de lengua y literatura, bajita, guapa hasta decir basta, con mala leche y que me hacía publicidad entre las chicas de los demás cursos. Esta promoción nunca acabo de funcionar, probablemente por mi culpa.

2ºA día de hoy, resulta que va de vez en cuando de cañas con mis padres, por lo que deliciosos fantasmas del pasado se presentan, recordando mis solitarios inicios en la sexualidad (lo dejaré ahí).

3ºEl libro trata sobre la hipocresía de un desubicado en un colegio privado, elitista y relativamente religioso, donde contaban demasiado las apariencias y la popularidad estaba por encima de la inteligencia en los baremos utilizados por los estudiantes. Me siento bastante identificado después de unos cuantos años en el St. Michael’s School.

La verdad es que recordaba muy pocas cosas del libro, solo las cosas más anecdóticas, como la escena de la puta, el tipo que se limpiaba las uñas con cerillas y otras cosas de poco fuste. Punto a favor, entre muchos, del libro: que te haces con él desde los 14 hasta los 99 años, como los buenos puzzles. Entonces no me daba cuenta de todos los matices que tiene la novela, que sea un largo psicoanálisis, escrito/contado desde un sanatorio.

Holden Caulfield es un ‘ousider’ y como buen desintegrado tiene una visión de las cosas muy pura y peculiar, a la par que divertida. Su amor/odio por sus compañeros de colegio, sus extrañas relaciones con los profesores (en algún caso podrían haber llegado a ser más extrañas), su concepto de las mujeres,… sería muy fácil explicar todo con la muerte de su hermano, aunque HOlden esté marcado. En ese ‘yo contra todos’ que es su vida, el protagonista se aferra a lo más puro e inocente que conoce, su hermana Phoebe. Sus padres no están bien, sus pocos amigos, si se pueden llamar así, chocan diametralmente con sus conceptos de la vida,… no tiene mucha solución, no encaja. Además tiene unos ataques extraños que le obligan a convertir una mentirijilla en una gran bola de nieve descendiendo por las rocosas. A mí eso también me pasa, pero siempre acabo riéndome y confesando. Como es imposible hacer carrera de este chico, con miles de problemas añadidos de personalidad, entorno y experiencias, pues le metemos en un sanatorio. Y allí nos cuenta su historia. Cuando acabé el libro me pregunté qué coño pensaban hacer los médicos después de un relato lleno de incongruencias y excentricidades. ¿Cómo tratas eso? Me imagino que sus ricos padres vivirán en Manhattan mientras Holden se pudre en diferentes instituciones. Al fin y al cabo es lo que llevaban haciendo mucho tiempo antes del comienzo de la historia. Nunca entenderé los internados y menos cuando el chico o chica no se adapta. ¿No está claro que es en ese punto donde el vástago necesita el cariño de sus padres? Es una de las miles de denuncias veledas de JD Salinger a lo largo del libro.

Podría decir muchas cosas más sobre el libro. Podría hablar de como prejuzga a la gente Holden, como hacemos todos pero con un ojo clínico (el de el escritor), como pone a las muejres por encima de todo, como prentende ser mayor de lo que es y lo es en realidad, lo poco que le importa a veces lo que piensen de él y a la vez lo que le gusta jugar con ello. Son mucas cosas pero prefiero que hable Holden Caulfield, a partir de ahora, uno de mis pensadores de cabecera:

“Las mujeres siempre dejan todo en medio del pasillo” [Metáfora]

“No hay sala de fiestas soportable sin estar borracho o acompañado por una mujer que te vuelve realmente loco.” [Totalmente de acuerdo]

“Por dentro debo ser el peor pervertido del mundo. Tengo un montón de cosas en la cabeza que no me importaría hacer.” [Todos tenemos un poquito de esto]

“Jesucristo no habría mandado a Judas al infierno. Cualquiera de los apóstoles sí.”

“[Un ligue de Holden] sabía mucho de literatura y teatro, por lo que yo pensaba que era inteligente. Es muy difícil darse cuenta de que una persona es estúpida cuando sabe de esas cosas.” [Si viviese por el centro moderno de Madrid…]

“Siempre tengo que pensar que la mujer a la que estoy besando es inteligente.” [Me apunto a esta]

“No puedo compartir el cuarto con alguien que tiene unas maletas mucho más baratas que las mías” [Analogía con las diferentes sectas cristianas que hay en EE. UU.]

“Los católicos siempre quieren saber si tú también eres católico.” [Ésta es de mis preferidas]

“Iba vestido con un traje de franela gris con un chaleco a cuadros por debajo, debía de ser otro estirado de Yale o de Harvard”

“Los actores ‘creen’ que actúan como la gente normal. Además, cuando son buenos, se les nota demasiado que lo saben.” [Holden odia el cine, no tanto el teatro, y tiene más razón que un santo]

“Aunque pases muchas veces por un mismo sitio, siemrpe hay algo que lo hace distinto.”

“La gente se empeña en hablarte de algo importante cuando tú no tienes ninguna gana.” [Esta frase es la hostia]

“Es difícil tragar cuando uno esta deprimido.”

“No cuenten nada a nadie, en cuanto cuentas algo empiezas a echar de menos a todo el mundo.” [Esto es hacia el final del libro, cuando admite que, pese al rechazo que provocan ciertos personajes de su historia, les echa de menos en cierto modo.”

“Los mejores libros son los que cuando los acabas, te gustaría que el escritor fuese amigo tuyo para llamarle y quedar para tomar unas copas.” [Yo a Salinger lo llamaba y le invitaba a unos mostos, que no debe estar para muchos trotes…]

Anuncios

  1. Jaime de Andrade

    Me regalaron “El Guardián entre el Centeno” y “El Extranjero” a la vez. Elegí leerme primero el de Salinger pensando que trataría sobre temas bucólicos en los campos de Castilla. Menuda mierda. Creo que tengo que volverlo a leer.

    Guardo mejor recuerdo de “El Extranjero”, del que podrías hablar en próximas entradas (o mejor aún, podías hablar de las profesoras MILF que has tenido a lo largo de tu vida escolar)

    Sólo tengo la cultura que durante muchos años me ha proporcionado la televisión y los domingos [EPS], pero puedo decir sin riesgo a equivocarme que Salinger era un tipo huraño y no le gustaban las entrevistas. De ahí que aparezca como Ruiz-Mateos repartiendo leches.

    Saludos.

    • moltosito

      JD Salinger escribió dos novelas y relatos y desapareció de la vida pública. Hace bien. Aumenta su leyenda y vende más libros y con lo que saque de rotyalties lo tiene todo resuelto. Seguramente es un tipo que si es amigo tuyo, es muy buen amigo.

  2. Angélica

    “El guardián entre el centeno” fue el libro de cabecera de varios asesinos en serie, yo no digo más. Yo lo leí el año pasado, comprado en una maquinita de estas que en lugar de coca colas da libros, y creo que es un libro que cada vez que lo lees otra vez tiene algo nuevo, después de leer el comentario me dieron ganas de leerlo otra vez!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s