Categoría: Cultura

La censura en los comics: La comisión de 1954 del Senado de EEUU

Una portada de cómic. Una mujer sin cabeza y la cabeza sujeta por un hombre con un hacha. William Gaines fue preguntado en una comisión del senado de EEUU a propósito de este dibujo. El señor Gaines sostenía que el solo hacía portadas de buen gusto. “¿Una mujer sin cabeza también es de buen gusto?”, vino a decir el senador Kefauver. “Sí, para un cómic de terror.”

En 1954 se llevó a cabo una subcomisión sobre delincuencia juvenil en los EEUU. Entre otras cosas se habló de tebeos. A partir de un libro de un psicoanalista de medio pelo, el doctor Fredric Wertham, llamado Seduction of the Innocent se creó todo un movimiento de repulsa a cualquier posible mala influencia sobre los jóvenes americanos. En el libro se hablaba de libros (novelas negras), películas y también de tebeos. Los ataques a la honorabilidad de los superhéroes han llegado hasta hoy: Batman es un pedófilo que mantiene una relación “maestro-alumno” a la Antigua Grecia con Robin; o Wonderwoman es un poco marimacho. Otra muy curiosa por ejemplo es que Superman es un mal ejemplo porque, aunque luche contra el crimen, siente placer al forrarles a hostias y es muy superior a sus enemigos, por lo que no está bien abusar. Superman es un fascista. El escritor es un tipo que decía: “Si me encuentro con un joven rebelde en un callejón, preferiría que no hubiese visto Bonnie & Clyde“.
Sigue leyendo

Los rayos uva: el síndrome del país hortera

Hay varios indicadores de que somos un país con un gusto pésimo. Pero casi todo se resume en la cultura del pelotazo y el horterismo. Todo la burbuja inmobiliaria, Mercedes-Benz horribles, playas como cuadras, la prensa del corazón,… Me diréis que hay muchos otros sitios como el nuestro, pero eso no hace el problema más pequeño, sino global. El tema es que el mundo va perdiendo la elegancia y nosotros la perdimos en el tardofranquismo, o eso es lo que yo pienso al menos.

En mi visita fugaz a Santander con el club del paro, y con más horas de playa que en los últimos tres años, me di cuenta de otro indicador de como nuestra vista está muy borrosa. En nuestra primera noche fuera, vimos a una chica que sería preciosa si no fuese porque se pintaba como una puerta y tenía un brocneado falso que quedaba mal. Era como si la chica estuviese en un technicolor desgastado, era naranja, tan naranja que parecía enferma. Estaba cánonicamente buena, pero nos daba más risa que calentón.

Por supuesto surgió el tema de conversación y, como estábamos tocados, no hacíamos más que decir verdades. Además, el domingo fuimos a una playa que, gracias a estar entre dos acantilados, había que bajar miles de escaleras y esto provocaba que la gente que había allí fuese menor de 40 años. Por supuesto había un montón de gente con un moreno caoba espléndido y algunas (siento decirlo en femenino) con moreno del palo. Bufff, vaya comparación, y a las señoras las queda aún peor si cabe. Cualquier persona con moreno natural está más bella y estilizada, y las jamonas de la playa ni te cuento. Claro que en la playa ves poca gente con moreno falso. Será porque los que van al solarium o como se llame, no pueden ir a la playa, o porque se dan cuenta de que no pueden competir con los que tienen la piel curtida a base de sol y brisa marina.

Otro indicador serían las tetas desproporcionadas al ser operadas sin tener cuenta las proporciones del resto del cuerpo. Queda mal, no conozco a casi nadie que me diga que quedan bien. Entonces hay algo que no funcionan. A lo mejor es culpa de los publicistas que consiguen vendernos tantas cosas inútiles, que han dado el paso a vender cosas que no solo embellecen, si no que afean…¡y las venden como embellecedores! Son unos putos genios. De todas maneras, si el que toma rayos UVA quiere destacar, que no se preocupe, que lo consigue, porque parece un pegote puesto con photoshop en las fotos, o la estrella de un concierto en las discotecas (como si le estuviesen apuntando con un foco) o un acólito de Zaplana.

Partiendo de la base de que en Invierno no es necesario estar moreno, a no ser que seas stripper, ese dinero que gastas en las sesiones de bronceado (me da la risa, usaría más el termino anaranjado), las de verano incluídas, te lo ahorras y te vas a la playa o a la piscina, que en tres días ya te tuestas. Otro tema es la salud. Ninguna persona sana tiene ese color, tampoco el de Iniesta pero bueno, y en el capítulo piloto de House salía un tipo cuya enfermedad era ¡ser naranja! Algo huele a podrido en España. Además, siento decir que las chicas naranjas recuerdan demasiado a las actrices porno de bajo presupuesto…

Os dejo unas comparativas:

EJEMPLO DE RAYOS UVA:

Aquí vemos al diseñador Valentino, con dinero suficiente para comprarse el sol y  ponérselo en el salón de su casa, con Anne Hathaway, blanquita ella. El tipo este  parece un umpa-lumpa de Charlie y la fábrica de chocolate, ¿no os parece?

Estos zorros plateados y señoronas que se dan rayos UVA son los que acaban  convirtiéndose en parodias de sí mismos, pues empiezan a parecerse a marionetas  siniestras de algún espectáculo circense. Podrían aparecer en un remake de la  película de “Freaks”. Si encima me pones a una rubia tetona californiana del mismo  color ya salgo corriendo, con su pelo rubio de mentira (aunque un poco más real que  el de Valentino en la foto).

En una terracita en santander ya vimos a uno que parecía Briatore con su mancebo y  gastaba un colorcillo similar, ante nuestro desmoronamiento. Si ves a la actriz esta,  que no me gusta nada ni artísticamente ni físicamente, por lo menos tiene un color  sano. Eso la da puntos. En cambio si miras a toda la aristocracia lombarda que hay  por detrás te das cuenta que lo más inn es parecerse a Chucky vestido de Armani.

Lo que más miedo me da es que estos dan las directrices de lo que se lleva  estéticamente y no. Ahí está el problema, aunque bueno, es lo mismo que el siglo  XVIII y los polvos de talco, pelucas y lunares falsos, pero en el otro extremo. Será  que sí, que la historia es cíclica y ahora debemos estar en un ciclo pero que el de los  años 80 porque esto da la risa.

EJEMPLO DE BRONCEADO NATURAL:


Diréis que voy a lo fácil. Pero es que tampoco me parecía correcto meterme con todo el mundo de la moda. Algunos diréis que esta chica es de mentira, claro. Yo hasta que no vea a Gisele no me creeré que existe. Mientras tanto en esta foto se puede ver, si la miráis los pechos, que lo habéis hecho, que tiene la marca del bañador. Ella sí que sabe. Toma el sol, vamos, no creo que sean tan retorcidos de poner las marcas con photoshop, cuando se supone que quedan feas. Claro que siendo brasileña mandaría güebos que fuese a tomar rayos UVA.

Espero que con esta propaganda fascista no haya herido sentimientos y si lo he hecho, lo comido por lo servido, que cada vez que veo un ‘fake tan’ me río o me da asco, según el caso. Si eres guapo/a no te hace falta el moreno, solo te mejorará, pero si es de mentira, te convertirás en un monstruo. Pero parece que está totalmente aceptado ser el centro de atención a cualquier precio, incluso la salud y la imagen pública.