Etiquetado: Pulp

Sosa cáustica inglesa: (II) Pulp

Pulp no es “Common People”, igual que Billy Wilder no es “Con faldas y a lo loco”. Eso es reducir a unos genios a una sola obra maestra. Una obra maestra siempre puede ser fruto de varias casualidades. Pero cuando has estado alrededor de 15 años echando sal en las heridas, metiéndote con el vecino y quejándote de lo poco y mal que follas en forma de canción pop hay que tenerte un respeto. Y eso es lo que se merece Pulp en general y Jarvis Cocker en particular.

Hay dos tipos de personas: los que oyen y bailan a Pulp y los que escuchan y bailan a Pulp. Yo soy de los segundos, pero conozco a muchos del primer tipo. Pulp son al brit-pop de los noventa lo que los Kinks a la British Invasion de los 60. El tapado. Estaban Oasis, Blur e incluso Suede por encima, pero en mi opinión, Pulp se los come a todos por los pies. Oasis (yo era/soy muy fan) son muy simplones y tienen muy poco donde rascar, a Blur nunca les pillé el punto pero entraron en un juego estúpido con Oasis que dañó la calidad musical de ambos y Suede, bueno Suede molaban mucho pero acabaron haciendo unos ridículos espantosos cuando decidieron dejar la violencia contenida y la oscuridad y tiraron por el glam. En cambio Jarvis siempre hizo su propia guerra. Se metía en broncas, claro, pero es que ya tenía muchas tablas cuando empezó todo el numerito rosa del britpop.

Hay gente que no sabe que Pulp era un grupo underground que en 1993, año de publicación de Intro: The Gift Recordings en Island Records, ya tenía publicados tres discos, It (1983), Freaks (1987) y Separations (1992). Esos discos son oscuros, no eran fáciles de encontrar y son algo así como Pulp en bruto. Lo que quiero decir es que tardaron como 10 años en empezar a meter la cabecita y todo ese fracaso que acarreaban de sus primeras experiencias discográficas les hizo ser más fuertes cuando sí tuvieron éxito. Además son de Sheffield.

Pulp tiene la habilidad de hacer de una decepción personal un hit, de la mala hostia un rompepistas y del amor y el sexo una broma de mal gusto. De ahí el paralelismo entre Ray Davies y Jarvis, que se han llevado muchas hostias y en vez de ser unos tristes, se convirtieron en tipos realmente listos, ácidos y afilados. Lo que no quita que la desganada manera de cantar y escribir de Jarvis tenga muchas veces un deje melancólico de borracho acabado y ridículo que le hace aún más fuerte.

Empecemos con los temazos: “I want you” (Freaks, 1987) es una canción sobre perder a la mujer de tu vida, o eso te pensabas, por no tragarte el orgullo. Estribillo desesperado y coros de chiste, para acabar maldiciendo a tu estúpido orgullo. La siguiente que me viene a la cabeza es “Don’t you know” (Freaks, 1987). Esta guarrada de canción es sobre tener una novia que es tal bestia en la cama que no te haces con ella y no lo disfrutas y acabas llorando como un niño después de eyacular. “Little girl with blue eyes” (single,1985) es una manera un poco bestia de decirle a esa chica que ese chico sólo quiere llevarte a la cama: “Little girl (with blue eyes)/There’s a hole in your heart and one between your legs/You’ve never had to wonder which one he’s going to fill in spite of what he said”. “Death comes to town” es una canción cachondísima sobre prometer el oro y el moro a la primera que te encuentras en una discoteca… Si la canción fuese de Gabinete Caligari se llamaría “Zalamero”.  Y hasta aquí la edad oscura de Pulp, que tiene muchas más buenas canciones, pero que tiene algunas donde se les nota que les faltan kilómetros.

En Pulp Intro: The Gift recordings, su primer EP para Island Records es donde empiezan a ser lo que casi todo el mundo conoce. Esto es odio y hit a la vez. En “O.U” Jarvis vuelve a hacer hincapié en la falta de confianza de un tipo para recuperar a su chica, pero en tercera persona. En “Babies” (el temazo) no habla de otra cosa que de un adolescente cochino, pero es que es un hit cuyo vídeo es lo más grande que se ha rodado en Sheffield. Las canciones a partir de este EP empiezan a ser narraciones más completas, sobre todo cuando pensamos en “Razzmatazz” o las tres canciones que cierran que cuentan la historia de Susan, desde que es una adolescente calentorra hasta que se convierte en una no tan respetable ama de casa burguesa. Cuando te has reventado a bailar con una canción tan dura como “Razzmatazz” te das cuenta de que toda esa mala baba de Jarvis te circula por el cuerpo como puta heroína.

El His’n’Hers (1994) es un disco totalmente infravalorado. En él se meten con el inglés medio adicto al binge drinking (“Joyriders”), las novias florero y cornudas y abandonadas (“Lipgloss”), las señoras con amantes jóvenes (“Acrylic afternoons”), la perdida de la dignidad de una enamorada (“Have you seen her lately?”), cohinismo extremo (“She’s a lady”),… “Happy endings” es hasta bonita, pero es que… ¿quién se fía de Jarvis a estas alturas? ¡Qué coño! Es puro sarcasmo. También tiene su hit sobre la torpeza a la hora de perder la virginidad (“Do you remember the first time?”). Pero la canción que me quema por dentro es “Pink Glove” sobre fetichismo y perversión… de una ex con su nueva pareja. Y creo que parece que el narrador se está masturbando mientras piensa en las guarradas con látex que hace su ex con el otro… ¡Jorl!

Del Different Class me da pereza hablar. Estoy hasta los cojones de “Common People” y de “Disco 2000”, aunque menos. Pero bueno, es un disco redondo, más pulido, con una producción menos casposa, o con la caspa justa. Normal que triunfasen, las melodías son cojonudas, es aún más british y con un contenido más social y menos sentimental. Jarvis da un paso adelante sin renunciar a nada. “Mis-Shapes” es una canción pop sobre los desposeídos. “Pencil Skirt”, “Underwear”, “I spy”, “Live bed show” son fetichismo, voyeurismo e incluso pederastia. Estoy escuchando “I spy” ahora mismo y es que es una guarrada que me encanta… “Something changed” puede ser la más bonita y convencional canción de Pulp. “Sorted out for E’s & Wizz” no trata de otra cosa que de jóvenes perdidos en Glastonbury, probablemente. “Underwear” la veo como una canción que explica mucho de los sentimientos de Jarvis. La chica que ha querido follarse toda su vida acaba perdiendo la virginidad o simplemente acostándose con otro. Ahí tenéis la explicación a toda su acidez, tardó en follar con quien quiso, era más de follar con quien podía (como casi todos, ¿no?). El nuevo aporte conceptual del disco es la doble moral de la supuestamente mojigata sociedad inglesa.

El This is Hardcore (1998) es una vuelta a los orígenes en cierta manera, pero con dinero. El punto glamouroso, producción excelsa que le habría pegado a los discos primerizos de Pulp los consiguieron después de hacerse millonarios con “Common people”. El disco pierde fuelle, es menos transparente es sus letras, más oscuro, más ácido y muy cínico, pero de una manera diferente. Eso sí, el vídeo del tema homónimo y los arreglos son impresionantes. We love life (2001) peca de lo mismo, pero lo produjo Scott Walker y con eso ya gana puntos. Por eso y por una canción tan extraña como “The trees” y otra tan divertida como “Bad cover version”. Además, Pulp colaboró en bandas sonoras, como la de Trainspotting con “Mile end” o Grandes Esperanzas, con “Like a Friend”, cuyo final es para enseñárselo al NME para que se den cuenta de que los nuevos Beatles que venden una vez al mes no valen nada.

Aquí os dejo las letras y unos vídeos para que veáis a Jarvis bailando que es lo más grande que hay. Las canciones mencionadas están todas en spotify.