Etiquetado: Robin Hood

Bad Lieutenant, Ms.45 & The King of NY: Abel Ferrara

Un fin de semana y tres películas de Abel Ferrara. No voy a tirarme el pisto, nunca había visto ninguna. La primera vez que hoy su nombre fue en una canción de “El Salmón” de Calamaro, en esa que dice “hablábamos de las películas de Jarmusch y Ferrara…”. Esto significa que llevo ocho años escuchando el nombre del director neoyorquino de vez en cuando y nunca me había propuesto ver una peli suya. A diferencia de Jarmusch, del que me trago lo que encuentro.

Estas navidades me hice con tres de sus obras, de manera totalmente legal, pues las descargué de Internet. Las comentaré por orden cronológico.

Viernes noche, vengo de La Nieta de tomarme una opípara cena de raciones regada con suficiente cerveza como para aguantar una tarde en avenida de Portugal sin que te miren raro. Primer paso: “Bad Lieutenant” con Harvey Keitel. No sé cuál es la traducción al castellano del título. ¿De qué trata? De un policía de Nueva York del que nunca se dice el nombre que vive en una casa enorme con la familia de su mujer, para la que no tiene muy buenas palabras, y sus dos hijos. Es un pedazo de mierda, todo el día esnifando coca, a ser posible robada de la escena de un crimen, bebiendo de una botellita vodka a palo seco. Corrupto hasta el extremo, excesivo en sus métodos que nunca sirven para resolver el crimen que tiene que investigar. Keitel se sale, con una cara devastada, lenguaje feroz, utiliza su placa en beneficio y destrucción propios. El hilo de la pelñicula cae sobre las Series Mundiales que disputan Los NY Mets y los LA Dodgers de Darryl Strawberry. Muchos españoles con gusto conocerán a este mito del béisbol por ser el tipo adicto al tónico del Sr Burns en el capítulo “Homer, Bateador”, de Los Simpsons. El teniente es el encargado del NYPD de hablar con los ‘bookies’ para apostar en los partidos, haciendo apuestas dobles y demás guarrerías. La otra historia es la violación de una monja católica en una iglesia del Spanish Harlem que él debe investigar o más bien lo hace debido a su catolicismo militante. Esos son dos temas importantes en las películas que he visto este fin de semana: el catolicismo (a través de las monjas) y la violación. No contaré más, es corta, dura y sórdida y provoca el gesto torcido en el espectador. Keitel sale en casi todos los planos de la película, que fue rodada en 18 días.

En la soledad de mi habitación decidí que no podía parar y para seguir con Ferrara, decidí ver “The King of New York”, película favorita de Notorious BIG. Christopher Walken es Frank White, un capo de la droga que sale de Sing Sing para volver al negocio. Frank tiene varias peculiaridades, a pare de klas que trae de serie el propio Walken. Es amigo de los negros y desfavorecidos en general y su objetivo es ganar dinero para levantar de la agonía algunas zonas miserables de Nueva York. El reparto incluye a Larry Fishburne, Wesley Snipes, David Caruso (lo mejor que le he visto hacer), a parte de Walken. La película, dentro de la sordidez y crudeza de Ferrara, es más mainstream, pero no deja de ser un pedazo de historia. Los policías liderados por el personaje de Victor Argo, buscan la manera de meter en chirona a unt ipo que se codea incluso con el alcalde de la ciudad. El personaje de Rgo, adicto a los calmantes, al whisky, al trabajo y al tabaco, busca la manera legal de hacer las cosas, pero el personaje de Caruso pretende acabar con él como sea, apoyado por Wesley Snipes. Como dice en IMDB, una nueva versión de Robin Hood, donde acabas identficándote más con el malo que con el bueno.

La última que ví fue “Ms 45: Angel of vengeance”. Ésta es la más antigua de todas, de 1981. Las otras dos eran de principios de los noventa. La historia es sencilla. Una bella jóven y muda trabaja como costurera y planchadora para un diseñador de moda de NY. Un día, volviendo a casa es violada por un extraño enmascarado (el propio Ferrara). Mientras tanto, otro extraño ha entrado en sucasa para robar. De tal manera, que cuando llega a casa, el ladrón sigue allí. La pregunta dónde tiene el dinero, pero al darse cuenta de que es muda, también la viola, ya que no puede gritar. Ella le mata con un pisapapeles (típico) que coge mientras el hijo de puta está llegando al orgasmo. A partir de ahí, Thana, interpretada por la misteriosa Zoë Lund, desarrolla una obsesión asesina contra cualquier hombre que esté expresando su amor o su pasión por una mujer. Y tiene el .45 del ladrón que la mancilló sobre su cama.Un thriller en toda regla y no los que emite Antena 3.

De esta manera, he visto tres películas con contexto muy diferente dentro de la carrera de Ferrara. Me quedo con ganas de más películas suyas, aunque tendré que recuperar estómago y agallas. Werner Herzog está haciendo un remake de “Bad Lieutenant” con Nicholas Cage y Eva Mendes entre otros. No me fiaría si lo hiciese un director de Hollywood, pero siendo Werner habrá que darle una oportunidad.

Os emplazo a disfrutar de Abel Ferrara y a los chicos de Avenida de Portugal les llevaré “The King of New York. Así podréis ver su peculiar visión del infierno, el catolicismo en general, la violencia y la vida moderna. No apto para gente de estómagos frágiles y principios retrógrados.

Anuncios