Etiquetado: Van Damme's inferno

JCVD: Una reivindicación

El viernes, como plan de tarde noche, vimos “JCVD”, la última película de van Damme. Está hecha en Bélgica y es una mezcla de humor negro, absurdo, redención, justificación y biopic. Vamos que tiene un poquito de todo. El caso es que no es una pbra maestra, pero me pareció muy interesante.

Van Damme hace de Van Damme, lo que no quiere decir que sea un biopic. Es ficción, nuestro belga de hierro vive una situación a lo largo de la película, y a través de esa trama de ficción, exorciza fantasmas reales. De hecho, la acción comienza con el rodaje de una película en que todo sale regular tirando a mal y en un juicio por la custodia de su hija en Los Ángeles, donde el abogado de su ex le echa en cara las barbaridades que hacían sus personajes. Con toda la mierda que tiene encima, sin conseguir papeles, vuelve a su casa, a Bélgica. Y ahí empieza el nudo central de la película.

Grabada con pocos medios y usando a Jean Claude van Damme a medias entre mascota y estrella, Mabrouk el Mekri pide respeto no solo por el cine de van Damme, sino por todo el cine de acción. Igual que Mickey Rourke en el luchador, JCVD aparece demacrado y pidiendo perdón por sus errores, pero también reclamando el respeto que merece por haber entretenido a tanta gente. El despliegue actoral del belga es desconocido hasta la fecha, puede que también porque es su primer papel dramático, pero al igual que a Rourke (aunque Mickey sí tuvo su momento) los puntos en común del papel con su propia historia, le ayudan a dar buenos resultados. Con una diferencia, en “JCVD” van Damme hace de sí mismo, y toda la mierda del personaje se la echa encima con nombre y apellidos.

El mero hecho de aceptar el papel, hace a Jean Claude un hombre valiente, aunque probablemente la desesperación por estar tanto tiempo fuera de foco haya ayudado a El Mechri a hacer una creación tan interesante. Por eso al que l eguste van Damme, dejara de tomárselo tanto a broma, por pena, compasión y respeto. Al que nunca le haya gustado, se dará cuenta de que el cine de acción, pese a lo poco respetado que está, está hecho por personas. Después de ver esta película muchos deberían empezar a callarse la boca. Este tipo de cine es puro entretenimiento, y aunque es cierto que hay mucho cine de acción de calidad pésima, que nos encanta, también hay películas muy bien hechas. Se me viene a la cabeza la saga de la “Jungla de Cristal”. Es verdad que lo mismo no es una obra maestra del cine de sentimientos y personas, pero yo las veo cuando las ponen. ¿No es arte? Seguramente no, pero entretienen las sobremesas y los viernes en blanco de muchos entre los que me incluyo. Hacen reír y hay muchas que se nota que están hechas a tal efecto.

Por eso “JCVD” condensa todas estas ideas en una película y recupera una estrella decadente que lo mismo redirige su carrera para hacer cosas un pcoo distintas. Claro, si lo hace la hija de Francis con Bill Murray es la polla pero si lo hace un moro con van Damme, nada. Tampoco es que esta película haya pegado el pelotazo de “Lost in translation”, pero yo que sé, lo mismo Jean Claude empieza a hacer cositas en Francia y sale de su personal “Van Damme’s inferno”.

Por eso recomiendo encarecidamente a la gente que suelta pestes sobre este hombre y sobre el cine de acción que vea esta película, que se de cuenta lo que es pasar por la humillación de un montón de cinéfilos y de pseudo-cultretas. Esto me recuerda a cuando a mi padre le decimos que está sordo y me contesta “¿A que si ves un cojo por la calle no le llamas cojo?”. Está un poco mal traído. A lo que me refiero es que no puedes criticar a alguien por no hacer arte cuando ése no era su objetivo.

Un tío que me ha dejado “Contacto sangriento”, “Kickboxer” y “Doble Impacto” merece un respeto. Yo me he reído y divertido con sus películas. Son una mierda académicamente, probablemente, pero hay días que me apetece más ver una cosita de estas que un pestiño de Garci o películas que me encantan como “Jules et Jim”.

Anuncios